Energía renovable para viviendas unifamiliares

En ocasiones, las viviendas unifamiliares pueden tener problemas de suministros de energía. Además, cada vez estamos más concienciados sobre la eficiencia energética y la reducción de la contaminación. La solución a estos problemas son los sistemas de energía renovable para viviendas unifamiliares.

Si bien este tipo de instalaciones se pueden adaptar a las características de toda clase de viviendas, son las viviendas unifamiliares las que presentan unas condiciones más óptimas para su uso e instalación.

Energía renovable para vivienda

Como ya hemos dicho, las viviendas unifamiliares presentan unas mejores características que los pisos para la instalación de energías renovables.

En primer lugar, este tipo de viviendas poseen un mayor espacio para instalar este tipo de sistemas, sobre todo las placas solares, que requieren de un gran espacio para su instalación. 



En segundo lugar, el consumo de energía de este tipo de viviendas suele ser bastante mayor que el de un piso, por lo que el ahorro que obtendremos gracias a la energía renovable será mayor.

Por último, hay que tener en cuenta que, cuanto mayor sea este ahorro, mayor será la velocidad de amortización de la instalación.

Otro punto que debes estudiar es la menor pérdida de energía que supone no tener que transportar la misma a través de grandes distancias. En este sentido, la energía renovable, como la solar fotovoltaica o la energía eólica pueden llegar a permitir el autoconsumo, por lo que nuestra vivienda unifamiliar será independiente de la red de transporte nacional.

Tanto si se trata de placas solares como de cualquier otro tipo de sistema, su montaje y mantenimiento es sencillo, económico y fácil de amortizar.

El ahorro energético también es importante. Las energías renovables harán de tu vivienda unifamiliar un entorno más eficiente y respetuoso con el medio ambiente, ayudando a reducir la contaminación medioambiental.

¿Qué energías renovables se pueden instalar en una vivienda unifamiliar?


Existen diferentes sistemas de energía renovable que se pueden instalar en este tipo de viviendas:

Caldera de biomasa 

La biomasa es toda materia orgánica que se puede usar como fuente de energía. Lo más común son las calderas de pellets, pequeños cilindros de madera.

Para su instalación, se pueden aprovechar los conductos de una posible caldera de carbón anterior. Si tu vivienda no la posee, lo mejor será proyectar un sistema parecido en los planos, antes de construir la vivienda.

Este tipo de calderas son muy eficientes y suponen un gran ahorro en calefacción.


Placas solares térmicas

Este tipo de placas solares aprovechan el calor de la radiación solar para calentar un fluido, lo cual se puede utilizar para calefacción o para agua caliente sanitaria.

Energía solar fotovoltaica

En este caso, se aprovecha la radiación para generar electricidad para la vivienda, pudiendo llegar al autoconsumo, generando la totalidad de la electricidad que necesita tu vivienda.

Si bien su coste es mayor que el de las placas solares térmicas, lo cierto es que, al permitir el consumo, hace que las facturas desaparezcan, obteniendo un gran ahorro.

Energía eólica

En este tipo se aprovecha la energía motriz del viento y se transforma en electricidad. También permite alcanzar el autoconsumo.

Puede que no haga mucho viento en tu zona, pero con una velocidad de 2 metros por segundo, ya pueden funcionar.

Existen pequeños generadores eólicos que son muy habituales en viviendas de tipo unifamiliar.


Existe un tipo de sistema de energía renovable, denominado aerotermia, que aprovecha el calor presente en el aire para calentar un fluido, pudiendo usarse para calefacción y agua caliente sanitaria.



Suscríbete y recibirás un e-book GRATIS

Pincha Aquí para descargar e-book.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete y recibirás un e-book GRATIS

Pincha Aquí para descargar e-book.

INSTAGRAM FEED